4.07.2019

Síndrome Austen - Capitan Wenworth





Querida Jane Austen:


Quería contarte sobre mi amor , Wenworth cada día se hace más fantasía pero también mas realidad, llevándome de días de rutina a momentos mágicos en los cuales quisiera detener el tiempo y decirle déjanos muriendo de frio , mantén el cielo gris , mientras disfrutamos del café.


El joven Wenworth no está maltrecho por la guerra, ni el dolor de un amor no correspondido (aunque a diario me reprocha con risas los cinco años que rompí su corazón). Estoy con el joven, aquel que no tiene ayer, respira el presente y jamás piensa en el futuro.

El mayor problema en estos momentos es la persuasión y la duda, mientras no existen almas más afines ni personas más destinadas , aun así somos antónimos, uno muere por salir y otro por quedarse en casa , volando con sueños gracias a ti y otros escritores mientras él se aferra a la realidad con las uñas.




Cuéntame que podría decirle a aquellos que dicen que somos muy jóvenes para amarnos, que nuestro amor es un capricho , contando la cantidad de razones lógicas por las cuales la gente termina una relación, nombrando el doloroso y realista dinero;  Incluyendo el miedo al oír que no tenemos equilibrio que poco a poco uno terminara siendo la sombra del otro.

Además de eso la duda, vale la pena arriesgar el corazón cuando no estás seguro que el otro lo haga, la juventud, la confianza y la inocencia del primer amor se puede perder, ¿Qué hacer cuando sucede? 


Querida Austen, ayúdame a comprender si ceder o no a la persuasión que tanto desechabas.

Con amor y algo de dolor Lizzie.


Este es un saludo para nuestro seguidores , creo que va mas de un año que no publico , pero me gustaria saber si quisieran leer mas de Sindrome Austen. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario